Ken Griffey Jr. tuvo la oportunidad de ver a David Ortiz en los inicios de la carrera profesional del dominicano, cuando el joven era un prospecto de los Marineros a mediados de los años 90.

Los recuerdos de Griffey Jr., quien observó a Ortiz en las instalaciones de Seattle en Arizona en aquellos tiempos, fueron uno de los temas de la sesión de los medios tanto con Griffey Jr. y Mike Piazza en Cooperstown el sábado, de cara a la exaltación de ambos al Salón de la Fama el domingo.

"No era Big Papi, sino Slim Papi (delgado)", bromeó Griffey Jr. sobre la diferencia entre el Ortiz joven y el corpulento toletero de hoy en día.v A Griffey Jr. y Piazza se les solicitó su opinión sobre los méritos para Cooperstown de Ortiz, quien a los 40 años de edad ha dejado saber que el 2016 será su última temporada como jugador activo.

El quisqueyano llegó al sábado con promedio de .326 en la presente campaña por los Medias Rojas. Es el líder de Grandes Ligas en dobles con 34, slugging con .665 y OPS (porcentaje de embasarse más slugging) de 1.083, entre otros números abrumadores.

De por vida, Ortiz tiene 527 jonrones, 1720 empujadas y OPS de .931.

Dichas estadísticas, más el impacto de haber ayudado a Boston a ganar sus primeros tres títulos de Serie Mundial desde 1918 y ser una figura carismática dentro y fuera del terreno en dicha comunidad, parecerían ameritarle un lugar seguro en el Salón.

¿Los argumentos en contra? Ser bateador designado a tiempo completo durante la mayoría de sus temporadas más productivas, más el hecho de su nombre aparecer en la lista de los jugadores que supuestamente dieron positivo por sustancias para aumentar el rendimiento en el 2003.

Para Griffey Jr., no hay duda de que Ortiz merece una placa en el museo de los inmortales del béisbol. "¿Creo yo que es un Salón de la Fama? Definitivamente", dijo. "Los números que ha puesto, los tres títulos…ha hecho un trabajo increíble en esa ciudad y la lista de sus logros en el terreno sigue y sigue. No se le puede quitar eso.

"Verlo hacer las cosas que ha hecho a través de los años…se ha convertido en uno de los bateadores más temidos en todo el béisbol", continuó Griffey Jr. "Él es el único en el lineup de un equipo sobre el que dices, 'OK, no queremos que ése nos gane'".

De su parte, Piazza, quien tuvo que esperar hasta su cuarta oportunidad en la boleta debido en gran parte a algunas sospechas de sustancias para aumentar el rendimiento, fue un poco más cuidadoso a la hora de tocar el tema.

"Creo que David Ortiz es uno de los jugadores más carismáticos que ha llegado al béisbol en mucho tiempo", comentó Piazza. "Aparte de los números, creo que es una gran persona, excelente para la ciudad, muy colorido y divertido de ver.

"Estoy de acuerdo con Kenny, pero creo que hay un proceso que tiene que respetarse. Hablado por mí mismo, sé que va a haber debates sobre números y todo. No hay un modelo único. Es una decisión individual. Creo que hay que respetar el proceso y dejar que eso evolucione".