El guardameta mexicano, que milita en el Granada de España, es el que más veces recoge el balón del fondo de las redes.