Durante el primer cuarto del partido que disputaron Hawks y Rockets en Atlanta, Dwight Howard fue encontrado utilizando una sustancia pegajosa para impregnar sus manos y el balón de juego.

Según ha relatado The Atlanta Journal-Constitution, a punto de acceder a la pista tras volver de un descanso, Howard utilizó un bote de spray tapado con cinta adhesiva para ocultar el contenido para rociarse las manos. El pívot agarró el balón justo tras un tiro libre de Paul Millsap y fue entonces, al volver a sujetar el balón para lanzar otro tiro libre, cuando lo devolvió inmediatamente al notar que algo raro le pasaba a esa pelota.

“Nunca había sentido el balón así”, declaró Millsap tras el partido. “Estaba pegajoso. Era como súper pegamento o algo así. No podía despegar mis manos. Fue una cosa rarísima”.

En ese momento el árbitro se dirigió a ambos banquillos advirtiendo que este tipo de sustancias pegajosas “son ilegales en la NBA” según ha podido saber el periódico de Atlanta y volvió a hablar con el entrenador de los Rockets, J.B. Bickerstaff, quien estaba tapando con su cuerpo el bote que había utilizado momentos antes Howard.

“No sé por qué se está haciendo una historia de esto”, dijo Howard al Houston Chronicle. “Lo hago en cada partido. No es algo importante. No estoy haciendo trampas”.


Investigación en curso

Tras finalizar el partido el balón con pegamento fue reclamado por los árbitros para que la NBA inicie una investigación. El bote del que salió la sustancia que utilizó Howard también fue reclamado, pero según se ha podido saber, los Rockets no lo entregaron.