Luca Zidane cometió uno de los autogoles más ridículos del año.