Los polacos llegaron a Madrid para el partido con los merengues en Champions League y causaron estragos en un bar.