Los hinchas de los Citizens no aguantaron la derrota con su archirrival, Manchester United, y destrozaron los baños del estadio.