Roger Clemens

Fue el primer lanzador en ponchar a 20 bateadores en un partido de nueve entradas y el único en hacerlo en dos ocasiones en la historia de las Grandes Ligas. Inauguró este selecto club el 29 de abril de 1986 en la victoria de los Medias Rojas 3-1 ante los Marineros, al lanzar nueve episodios de tres imparables, una carrera y 20 ponches.

La única carrera que permitió fue producto de un cuadrangular de Gorman Thomas. Ese año tuvo marca de 24-4 con 2.48 de efectividad y 238 ponches, logrando los premios Cy Young y Jugador Más Valioso de la Liga Americana. Clemens volvió a igualar su proeza el 18 de septiembre de 1996, al ponchar 20 bateadores en la victoria 4-0 de los Medias Rojas sobre los Tigres de Detroit.

Kerry Wood

Fue el segundo en inscribir su nombre en esta lista exclusiva. El derecho, quien estaba en su primera temporada en las Grandes Ligas con los Cachorros de Chicago, colocó su nombre con letras doradas el 6 de mayo de 1998, al lanzar nueve entradas en blanco de un incogible y 20 ponches, en la victoria de su equipo 2-0 frente a los Astros de Houston.

La única libertad que permitió en el encuentro fue un hit dentro del cuadro del campocorto de los Astros, Ricky Gutiérrez en la tercera entrada.

El receptor de ese partido por los cachorros fue el dominicano Sandy Martínez. Ese año Wood terminó la temporada con registro de 13-6, con 3.40 en porcentaje de carreras limpias y conquistó el premio al Novato del Año de la Liga Nacional.

Randy Johnson

Es el único lanzador de este grupo que se encuentra en el Salón de la Fama de Cooperstown. El zurdo colocó su nombre en esta lista el 8 de mayo del 2001, en el partido que las Diamantinas de Arizona superaron 4-3 a los Rojos de Cincinnati. Johnson dominó a los Rojos durante nueve entradas, en las que solo le conectaron tres hits, con una carrera, sin boletos y 20 ponches.

La única carrera que le anotaron, la remolcó Rubén Rivera con sencillo al jardín central. Johnson es el único lanzador que ha ponchado a 20 y no ha logrado la victoria, al salir sin decisión, ya que el juego se fue a entradas extras. Esa temporada tuvo récord de 21-6, con 2.49 en efectividad y 372 ponches y conquistó el premio Cy Young.

Max Scherzer

Es el más reciente en unirse a este honorable club. El as de los Nacionales de Washington estuvo superbo el pasado miércoles ante los Tigres de Detroit en el partido que su equipo ganó 3-2. Scherzer lanzó nueve episodios de seis hits, dos carreras, sin bases, y retiró a 20 hombres por la vía del ponche.

Las dos carreras que le anotaron fueron cuadrangulares, siendo el único de este grupo de lanzadores que le conectan dos vuelacercas en una labor de 20 ponches en nueve entradas. Estuvo a punto de empatar el récord de más ponches en un partido de Grandes Ligas, que es de 21, al poner en dos strikes sin bolas a James McCann, quien resultó ser el último out del juego con rodado al tercera base.

Tom Cheney

Tom Cheney, quien jugaba para los Senadores de Washington, posee la marca absoluta  de ponches en un partido en la historia de Grandes Ligas con 21 retirados por esta vía. A diferencia de los demás, Cheney logró esta cantidad de ponches en un juego en el que estuvo en el montículo hasta la entrada 16, en la que finalizó el encuentro con la victoria para su equipo 2-1, sobre los Orioles de Baltimore.

Esto sucedió el 12 de septiembre de 1962. A pesar de lanzar tantos episodios, Cheney, solo realizó 115 picheos en su labor. El partido fue decidido por un cuadrangular solitario del primera base de los Nacionales, Bud Zipfel en el décimo sexto capítulo.