Dwight Howard, tras ser encontrado echando pegamento al balón, no sufrirá ninguna sanción. Por muy extraterrestre que pueda parecer la situación.

Eso sí, los Rockets han recibido una advertencia por parte de la liga, ya que el uso de cualquier sustancia adhesiva “está estrictamente prohibida” durante los partidos. Este notificación también la han hecho extensiva a los 30 equipos de la competición, no vaya a ser que otro jugador tenga tan ilustre idea.

Recordemos que todo empezó cuando Paul Millsap durante unos tiros libres, notó que el balón estaba pegajoso y decidió dárselo a los árbitros. Estos se pusieron a investigar en cancha, pero el entrenador Bickerstaff ocultó la lata con el pegamento.