Ichiro Suzuki donó al Salón de la Fama parte del equipamiento que utilizó al momento de conectar su hit 3.000 en Grandes Ligas, incluyendo su jersey, sus zapatos, el protector del brazo y los guantes para batear.

La colección de Suzuki en el Salón de la Fama enumeró más de dos docenas de artículos incluso antes del triple del domingo en Colorado, con lo que se convirtió en el primer japonés en alcanzar los 3.000 imparables. Cuando él y sus compañeros regresaron a Marlins Park para iniciar una serie el lunes por la noche, el presidente del Salón de la Fama, Jeff Idelson, estuvo ahí para recolectar objetos adicionales de Ichiro.

Suzuki, un adicto a la historia del béisbol, ha visitado Cooperstown en seis ocasiones.