Claro que tendremos temas ligeros. Hoy vamos a hablar de pelota. De una de esas discusiones buenas para peñas  de colmadón. Es que tengo la impresión de que el derecho Jake Arrieta, de los Cachorros de Chicago, terminó haciendo  méritos no solo para el Cy Young de la Liga Nacional; también lo veo como un serio contendiente para Jugador Más Valioso.

Y como no era favorito ni arrancó alante, Arrieta habría hecho “coca” a sus competidores, es decir, se llevó todo sin que estos se enteraran.  Completó una segunda mitad de alto perfil para colocarse en una posición que le permitirá ser ponderado por los escritores de béisbol votantes, quienes tendrán la última palabra.

Es probable que en dos tardes diferentes del mes de noviembre, este veterano de 29 años sea anunciado como el ganador de estos prestigiosos trofeos.

Arrieta se erigió en el principal respaldo del dirigente Joe Maddon en la carrera por un puesto en la postemporada. El derecho será el abridor contra los Piratas de Pittsburgh en el Juego de Comodín este martes.

Sobre el Cy Young, la discusión no existía el 1 de agosto. En ese entonces Zack Greinke presentaba efectividad de 1.41 contra 2.62 de Arrieta. El premio tenía el derecho de los Dodgers de los Ángeles como único candidato.

Su compañero en el equipo angelino, Clayton Kershaw, receptor de tres premios al mejor lanzador del viejo circuito entró en la pelea con buenas actuaciones después de la pausa del Juego de Estrellas, pero fue Arrieta quien realizó un rebase increíble, sin necesidad de que Greinke bajara en su desempeño.

El desempeño de Arrieta en el mes de agosto fue una obra de arte digna de los grandes maestros. Récord de 6-0 con efectividad de 0.43 con WHIP (promedio de la suma de boletos y hits por cada nueve entradas) de 0.69. En 42.1 innings, cedió 19 imparables y 10 boletos.

Al final, los números de Arrieta (22-6, 1.77 y 236 ponches) y Greinke (19-3, 1.66, 200) son parecidos. No olvido los 300 ponches de Kershaw (16-7, 2.13), pero es tercero en mi lista.

Para el Jugador Más Valioso, es innegable el peso específico de Arrieta en el avance de los Cachorros a la postemporada.

Los mejores números ofensivos de la liga son los de Bryce Harper, pero sus Nacionales de Washington quedaron en el camino. Harper bateó .329 con 42 jonrones y 99 remolques, sin dudas un combo estadístico que le hace merecedor del premio. Pero sin boleto para el baile de otoño, Arrieta surge como una fuerte opción.