El delantero de Leicester tuvo graves problemas con el alcohol antes de triunfar en el actual campeón de la Premier League. En su autobiografía asegura que tenía un gusto por el vodka con Skittles.