El inesperado bajón de Milwaukee en la temporada pasada, en la que pasaron de 41 a 33 victorias y perdieron su puesto de Playoffs, no ha disminuido la confianza de la franquicia en su entrenador. Los Bucks confirmaron este martes la renovación de Jason Kidd, cuyo contrato expiraba a final de la próxima campaña, hasta 2019-20. De esta forma, Kidd seguirá siendo el elegido para guiar el crecimiento de su prometedor grupo de jugadores por cuatro años más.

El entrenador adecuado

El ex-jugador, futuro integrante del Salón de la Fama (será elegible a partir de 2017), ha encontrado la estabilidad en el banquillo de Milwaukee tras su turbulenta salida de Brooklyn en 2014. Wes Edens, co-propietario de la franquicia, explicó en el anuncio de renovación que “nuestro objetivo sigue siendo ser un aspirante consistente a campeonatos NBA, y creemos que Jason Kidd es el hombre adecuado para el trabajo. En términos de preparar, desarrollar y relacionarse con los jugadores actuales, creemos que no hay nadie que encaje mejor para liderar a nuestra joven y talentosa plantilla”.

Con la renovación de Kidd, los Bucks dejan establecido su plan de futuro. La contratación unos días antes de Justin Zanik como asistente del General Manager John Hammond y, eventualmente, su sucesor en el cargo, aspira a mantener la estabilidad de un proyecto a largo plazo. Con los deberes hechos en el banquillo y en los despachos, la franquicia se concentra ahora en la plantilla. Y, al menos de puertas afuera, no hay espacio para decisiones de riesgo.

Sin revoluciones en Milwaukee

En declaraciones recogidas por el Milwaukee Journal Sentinel, John Hammond desgranó parte del plan de los Bucks este verano. Como en otros equipos con una elección alta del draft, la franquicia no descarta ningún escenario con su 10ª elección, aunque a la vez apuntó la posibilidad de quedarse con el mejor jugador disponible, mencionando incluso un nombre propio como Henry Ellenson, ala-pívot de Marquette (universidad que comparte pabellón con los Bucks en Milwaukee), a quien definió como un jugador “interesante, ya que en algún momento va a ser un jugador grande para abrir la cancha en la liga. Creo que tiene la capacidad de jugar en dos posiciones: ala-pívot y pívot”.

A la vez, Hammond no quiso retratar a los Bucks como un equipo que vaya a hacer grandes cambios en el nucleo de su equipo. “Creemos que los jugadores que tenemos son gente que queremos retener y que pueden ser parte de un equipo campeón algún día. Creemos en la juventud de este equipo y en la experiencia que tenemos”. En su intento por al menos regresar a Playoffs, los Bucks apuestan por crecer al equipo desde dentro. Y Jason Kidd será parte importante de ese proceso.