¿Cómo te sientes luego de haber ganado una Serie Mundial?

Nunca pensé que lo iba a hacer a tan temprana edad. Es el sueño de todo pelotero. Se me dio la oportunidad de darle el campeonato a Chicago después de tanta gente que ha estado esperándolo, pues ha sido algo grandísimo para Chicago y para Puerto Rico.

¿Qué se siente haber sacado del juego a tu compatriota Francisco Lindor, que jugó con los Indios de Cleveland?

Es difícil jugar en contra de un compatriota, pero se entiende que allá en el terreno somos, como quien dice, enemigos, aunque fuera del terreno somos casi mejores amigos. Pero se entiende que son negocios.

¿Cuál es tu próxima meta?

Aparte de mantenerme saludable, en la próxima temporada voy a tratar de hacerlo otra vez, tratar de ganar otra vez, ya que lo hicimos, pero no tardarnos 108 años otra vez.

Dijiste que necesitabas descansar. ¿Cuándo vuelves a entrenar?

A mediados de diciembre creo que empiezo a entrenar, porque es cuando estaba pensando jugar en Puerto Rico. Pero como ya no voy a jugar, pues moví mi entrenamiento un poquito más temprano.

¿Cuáles son tus expectativas para el Clásico Mundial 2017?

Yo, personalmente, estaba dudando del equipo, por los puertorriqueños que teníamos en Grandes Ligas y en la liga menor… Y un día le pregunté a Yadier (Molina): “Oye, ¿qué vamos a hacer con el equipo? ¿Va a estar bueno o no?”, y me dijo: “Mira el equipo… Vamos para la final. Vamos para la final, y tú confía en eso, que vamos para la final y tenemos un equipazo bueno”. Esperemos que sea así, que lleguemos a la final. Después de que estaba dudando, escuchar esas palabras de Yadier, que es el nene de aquí, de Puerto Rico, eso nos motiva para seguir adelante.

Lo dijo

“En la próxima temporada voy a tratar de hacerlo otra vez, tratar de ganar [el campeonato de MLB] otra vez, ya que lo hicimos, pero no tardarnos 108 años otra vez”.