Jean Segura ha sido el bateador más consistente de los Diamondbacks en esta temporada, con el mejor promedio del equipo (.317) y una buena actuación como primer bate.

Y últimamente, el dominicano se ha convertido en todo un jonronero.

Segura se convirtió en el primer jugador en la historia en la franquicia en conectar jonrón abriendo dos juegos consecutivos. De paso, se convirtió en el tercer integrante del equipo en dar dos cuadrangulares en partidos seguidos, al hacerlo tanto el martes como el miércoles contra los Rockies en el Chase Field.

"No estoy tratando de dar jonrones, sino tener un buen turno y tratar de embasarme", dijo Segura, quien se fue de 6-5 el miércoles con sus dos bambinazos, tres empujadas y tres anotadas. "Se siente bastante bien".

Los únicos otros jugadores en la historia de los Diamondbacks con dos jonrones en juegos consecutivos han sido Reggie Sanders (20-21 de abril del 2001) y Tony Clark (16-17 de septiembre del 2005).

Segura es el quinto primer bate desde 1913 en conectar dos cuadrangulares en encuentros consecutivos. Este año lo logró también Mookie Betts por los Medias Rojas.

En el 2016, el infielder de Arizona ha disparado su mayor cantidad de jonrones en una temporada con 16. En sus últimas tres campañas, todas con Milwaukee, había conectado un total de 23.

"Ese muchacho da dos, tres o hasta cinco hits por noche. Es bastante especial de ver", dijo el también jugador del cuadro de los Diamondbacks, Chris Owings. "Mantiene las cosas simples y si la bola está en la zona de strike, él ha estado enfocado este año. Conecta líneas o rodados fuertes. Y los últimos dos juegos, algunas de esas líneas han volado la barda".

Segura, de 26 años de edad, está teniendo la mejor temporada de su carrera. Jamás había bateado por encima de .294 en una campaña, y ahora ha puesto sus mejores números en hits con 182, anotadas con 89 y empujadas con 56.

De alcanzar los 200 imparables, Segura sería apenas el segundo integrante de los Diamondbacks en lograr tal hazaña. Luis González dio 206 en 1999.

"Es un buen bateador y creo que bajar las manos (en su cuadre) como lo hizo en el invierno lo liberó", comentó el manager de los Diamondbacks, Chip Hale. "Se siente muy bien ahora mismo y está viendo bien la bola. Entonces, el poder me sorprende un poco, no el resto de su juego".