Cada vez que el dominicano Jeurys Familia logra una hazaña con un rescate, al dirigente de los Mets, Terry Collins, le gusta hablar sobre el ascenso del derecho al rol de cerrador. Collins cuenta la historia como si hubiese ocurrido hace varias décadas. En realidad han pasado 17 meses.

El quisqueyano Jenrry Mejía, el cerrojero de Nueva York en el Día Inaugural del año pasado, sufrió una lesión en el primer partido y luego fue suspendido. Al no contar con alternativas para la novena entrada, Collins eligió a Familia -- en aquel entonces un serpentinero de 25 años de edad con un potente sinker pero con poca experiencia.

Pocos han aprovechado la oportunidad como lo ha hecho Familia, quien en el cierre de la serie de los neoyorquinos contra los Marlins el miércoles se convirtió en el primer relevista dominicano en salvar 50 partidos, superando a sus compatriotas José Valverde (2011) y Francisco Cordero (2004).

Además, Familia extendió el récord de la franquicia de rescates en una temporada y se convirtió en el 13er serpentinero de Grandes Ligas en alcanzar dicha cantidad de rescates.

"Debo señalar el momento en que perdimos a Mejía el año pasado. Le pregunté a un muchacho que tenía un buen repertorio si podía ser el cerrador", dijo Collins. "Y ahora te fijas que tiene 93 salvados en dos temporadas. No puedo comenzar a describir el gran trabajo que ha hecho y lo que ha significado para este equipo".

Desde el arranque de la campaña pasada, Familia ha conseguido la mayor cantidad de rescates, aunque aquella no es la única de sus estadísticas que sobresale. El derecho también tiene 2.23 de efectividad en dicho trecho, ocupando el tercer lugar entre todos los lanzadores -- abridores y relevistas -- con al menos 150 entradas. Ha realizado 76 presentaciones en tres temporadas seguidas, con la oportunidad de superar aquella cifra este fin de semana. Ha ponchado a un poco más de un bateador por episodio y esta campaña ha concedido apenas un jonrón.

"Es fantástico el trabajo que ha hecho en dos años", indicó Collins.

El único manchón en el gran momento de Familia estos dos años ocurrió en octubre pasado, cuando no contó con el respaldo de su defensa al no poder conseguir tres salvados en la Serie Mundial. Es un punto opaco en su desempeño que Familia pretende borrar el próximo mes mientras los Mets se acercan a un cupo a la postemporada.

"Estoy impresionado con lo que he hecho al nivel personal", declaró Familia. "Pero a la vez, trato de dar lo mejor cuando estoy en la lomita. Cuando comenzó la temporada no me fije como meta 50 salvados. Sólo trato de salir, divertirme y ayudar al equipo de cualquier manera para ganar".