Afirma el manager de los Mets, Terry Collins, que el jueves antes del decisivo Juego 5 de la Serie Divisional entre Nueva York y los Dodgers, decidió que si su equipo estaba en ventaja a partir del octavo inning, iría con su cerrador Jeurys Familia.

Así mismo fue, a pesar de que el dominicano jamás había registrado un salvamento de seis outs en su joven carrera.

Fue un movimiento cuestionado por muchos en el momento, ya que con los Mets arriba 3-2Noah Syndergaard había sacado un impresionante cero en el séptimo lanzándoles fuego a los bateadores de Los Angeles. Pero al fin y al cabo, Familia retiró a los seis bateadores que enfrentó entre el octavo y el noveno y los Mets aseguraron su primer pase a la Serie de Campeonato de la Liga Nacional desde el 2006.

"Me siento maravillosamente bien, primeramente dándole las gracias a Dios por darme la oportunidad de estar aquí y al equipo por confiar en mí", dijo un Familia empapado de champán luego de la victoria de los Mets, que se medirán con los Cachorros en el Citi Field a partir del sábado en una serie al mejor de siete. "Me siento totalmente orgulloso por el apoyo que me han dado y la confianza".

Efectivamente, confianza en Familia no le ha faltado a Collins. Y dicha fe fue premiada durante toda esta serie, ya que el oriundo de Yaguate retiró a cada uno de los 16 bateadores que enfrentó en sus cuatro presentaciones de esta serie. Terminó con dos salvamentos y tres ponches en un total de 5.1 innings.

"Tenemos, en mi opinión, uno de los mejores cerradores del béisbol y quizás el mejor de la Liga Nacional", dijo Collins. "Tienes que irte con él. Te arrepentirías si (los Dodgers) le anotaran a otro cuando (Familia) debería estar en un juego como el de hoy, que significa todo.

"Seguimos con el plan y funcionó".

Familia, de 25 años, dio la cara como cerrador de los Mets en el 2015 ante la suspensión por dopaje de su compatriota Jenrry Mejía y la falta de efectividad de Bobby Parnell luego de su cirugía Tommy John. El quisqueyano fue madurando en el transcurso de la temporada, cualidad que observó a su llegada a los Mets a partir del 31 de julio el toletero cubano Yoenis Céspedes.

"Creo que cuando Familia está en la lomita, yo diría que hay un 99% de posibilidades de una victoria del equipo", expresó Céspedes después del triunfo de los Mets el jueves. "A pesar de que es joven y en su primer año cerrando, creo que ha (tomado) eso como si lo estuviera haciendo por mucho tiempo".

Los Mets han llegado al punto de disputar un pase a la Serie Mundial a base de un excelente pitcheo abridor, un bateo que ha ido en aumento desde finales de julio y, por supuesto, un sólido bullpen encabezado por Familia.

"La confianza que me han brindado los compañeros es algo que te ayuda a hacer lo mejor en el terreno y como persona", dijo Familia, quien una vez más mencionó a su compañero y compatriota Bartolo Colón, al coach de pitcheo Dan Warthen y al coach del bullpen, el boricua Rickey Bones, como grandes responsables de su éxito este año. "Siempre trato de ir allí, no importa lo que pase. Trato de hacer mi trabajo y tirarle strikes a los bateadores".