La transformación del bullpen de los Azulejos continuó el martes, cuando el conjunto de Toronto envió a Drew Storen y dinero en efectivo a los Marineros a cambio del relevista dominicano Joaquín Benoit.

Benoit se integró a su nuevo equipo a la mañana siguiente tras un viaje a las 7 a.m. desde Pittsburgh. El derecho tiró una novena entrada en blanco en la derrota de Toronto el miércoles ante los Padres. Ponchó a dos bateadores, pero también otorgó dos pasaportes.

El bullpen de los Azulejos ha sido su debilidad durante la temporada, pero la llegada del preparador de mesa Jason Grilli a comienzos de junio ha puesto un poco de orden. El conjunto ahora espera que Benoit cause un impacto parecido tras una decepcionante primera mitad de campaña en Seattle.

"Siempre te entusiasmas cuando sabes que estás cerca de los playoffs", declaró Benoit. "Quedan dos meses en la temporada y pienso que podemos lograr cosas grandes".

Antes de este año, Benoit había sido uno de los preparadores más fiables en Grandes Ligas. Registró seis buenas temporadas consecutivas del 2010 al 2015 con los Rays, Tigres y Padres, pero las cosas nunca salieron bien con los Marineros.

Benoit comenzó la temporada como el principal preparador de mesa de Seattle, pero perdió su puesto a inicios del año. El principal motivo fue una falta de comando, que resultó en 5.6 boletos por cada nueve episodios. Eso por mucho superó los 3.2 por cada nueve innings que otorgó la campaña pasada, pero el quisqueyano cree que puede señalar cuál fue el motivo por el que las cosas salieron de esta manera. La falta de control fue evidente el miércoles en su presentación contra San Diego, en la que apenas 13 de sus 25 lanzamientos fueron strikes pese a un noveno capítulo en blanco.

"Primero me diagnosticaron una molestia en el hombro y tenía una inflamación; entonces, no podía controlar mi brazo", explicó Benoit, quien lleva 4.97 de efectividad en 27 juegos del 2016. "Ahora me siento bastante mejor y pienso que puedo contribuir más en el equipo. Parece que el canje llegó justo a tiempo".

El canje favorece bastante a los Azulejos. Storen fue designado para asignación el fin de semana pasado y el club debía cambiarlo o colocarlo en waivers y perderlo sin recibir nada a cambio. Si las cosas salen bien con Benoit, Toronto contará con otra alternativa fiable en el bullpen. Si no hay buenos resultados, el golpe al club no será tan fuerte.

Los Azulejos llegaron a la acción del jueves en el último lugar en la Liga Americana con un total de 21 derrotas entre el grupo de relevistas y el promedio de carreras limpias de 4.10 los coloca en el 10mo lugar.

"Pensamos que nos será de bastante valor", dijo el piloto de Toronto, John Gibbons, acerca de Benoit. "Lo emplearemos antes de Grilli en el séptimo inning y veremos cómo tira. Es un buen veterano. Tiene gran experiencia".