Hasta aquí llegó la campaña de ensueño de los Cachorros.

Para los pupilos de Joe Maddon, la temporada del 2015 concluyó el miércoles con una derrota por 8-3 ante los Mets en el Juego 4 de la Serie de Campeonato de la Liga Nacional en el Wrigley Field.

Los Cachorros, que clasificaron para los playoffs como el segundo Comodín del Viejo Circuito, llegaron a la segunda ronda de la postemporada con impulso de sobra, luego de haber conectado 10 jonrones y registrado OPS (porcentaje de embasarse más slugging) colectivo de .856 en la Serie Divisional de la Liga Nacional para eliminar a los Cardenales en cuatro juegos.

Pero la potente ofensiva de Chicago no tuvo respuestas ante el arsenal de brazos jóvenes de los Mets. Los Cachorros anotaron apenas ocho carreras en cuatro juegos ante Nueva York al ser barridos en cuatro choques. Además, jamás tuvieron la ventaja en el marcador durante la serie.

"[El pitcheo de los Mets] nos dominó [en Nueva York] y luego volvimos a casa y pensábamos que íbamos a poder reaccionar", dijo capataz de los Cachorros, Joe Maddon. "Pero las cosas no quisieron salir así. Como dije, nos abrumaron desde temprano y ése siempre es un buen plan de juego".

No obstante, los Cachorros se van con la frente en alto. En su primera temporada bajo Maddon, el club del norte de Chicago tuvo marca de 97-65 y volvió a los playoffs por primera vez desde el 2008. Todo eso vino al año de terminar en el sótano de la División Central de la Liga Nacional con récord de 73-89.

"Por supuesto que queríamos llegar más lejos y por supuesto que es muy decepcionante", dijo Maddon. "Pero hay que ver lo positivo que hubo y es en eso que quiero que se enfoquen [los jugadores] cuando lleguen a sus casas y tengan la oportunidad de reflexionar sobre todo lo que lograron individual y colectivamente este año".

Los Cachorros tienen muchos motivos para ver el futuro con optimismo, en gran parte porque cuentan con jóvenes en ascenso como Kyle Schwarber, Kris Bryant, el cubano Jorge Soler y Addison Russell.

"Les dije que quiero que entiendan y acepten todo lo bueno que han hecho este año; que no se enfoquen en estos últimos juegos; que vean lo lejos que hemos llegado en un período de tiempo tan corto; y que entiendan el desarrollo personal y colectivo que hubo. Y también que entiendan que vamos a los entrenamientos el próximo año y podemos volver a la carga de una vez".