Cuando Jon Lester, un hueso duro de roer en cualquier serie de postemporada y especialmente en el Clásico de Octubre, se mida a los Indios de Cleveland en el Juego Uno, alguien bien importante en la trinchera contraria lo observará quizás con cierto sentimiento de nostalgia.

"Cuando uno ve crecer a peloteros a través de Doble 'A' Triple 'A' a las Grandes Ligas, casi lo experimenta con cierto sentimiento paternal", expresó Terry Francona, dirigente de los campeones de la Liga Americana. "Lo vi llegar a las mayores, viví con él su experiencia de combatir el cáncer. Sí, lo he conocido por bastante tiempo.

"Es uno de mis favoritos", proclamó Francona al referirse al abridor de cabecera de los Cachorros de Chicago. "Es uno de los preferidos de mucha gente. No estaré apoyándolo el martes, pero él es bien especial para mi. Conozco a su papá y a su mamá desde hace bastante tiempo".

Con un récord fabuloso de 3-0 y efectividad de 0.43 en su gran trayectoria en el Clásico de Octubre, Lester es desde otro punto de vista también muy especial para los Cachorros, que aspiran a que los coloque un poquito más cerca de su primera corona de la Serie Mundial desde 1908.

Co-ganador del Premio Jugador Más Valioso de la Serie de Campeonato de la Liga Nacional -junto con el intermedista boricua Javier Báez- el fenomenal zurdo subirá a la lomita con otro tipo de sentimiento especial: disfrutar del placer de abrir un partido de gran significado en el Clásico de Octubre.

"Es una buena recompensa llegar a este punto, pero todavía nos queda una semana por jugar", manifestó Lester, as de la lomita de la Serie Mundial del 2013 por los Medias Rojas de Boston frente a los Cardenales de San Luis. "Uno quiere ser el último equipo saltando en ese pilón humano en el diamante y celebrando luego a lo grande".

Lester acude a la finalísima beisbolera con un excelente comando de su recta al tope de un arsenal que no pudieron descifrar los Dodgers de Los Angeles en la Serie de Campeonato de la Liga Nacional.

"Lo grande es el comando de la recta bien ejecutada, que puede ser el mismo en octubre o en junio", analizó Lester. "Así que hay que mantenerse trabajando y enfocado en eso.

"Obviamente, uno no quiere comenzar a regalar boletos", comentó el zurdo estelar de los Cachorros. "Si los bateadores quieren algo, pues que bateen, que se lo ganen".

La vez anterior que Lester abrió en una Serie Mundial data del 2013 frente a los Cardenales. El entonces zurdo de los Medias Rojas obtuvo las victorias en los Juegos 1 y 5 por pizarras de 8-1 y 3-1, respectivamente. Esas pudieran ser de nuevo sus asignaciones en el actual Clásico de Octubre.

"Es fabuloso [intervenir en una Serie Mundial], especialmente ser parte de esta organización con un historial tan rico", subrayó Lester. "Uno disfruta al ser parte de todo esto y hablando del excelente grupo que tenemos.

"Joe [el dirigente Maddon] siempre habla de concentrarse en el momento y ser relevantes en lo que hacemos ahora", puntualizó Lester. "Y creo que este grupo ha hecho un buen trabajo en eso. Nos nutrimos el uno del otro en esa filosofía. No nos adelantamos a los acontecimientos".

Hoy en día, Lester es conceptuado como un maestro en la lomita al momento de controlar sus emociones a la hora buena para rendir en los encuentros más relevantes de la pelota, pero a la vez reconoce que aprendió mucho de esto de los que le antecedieron en etapas más recientes.

"Vienen a la memoria hombres como Curt Schilling y Josh Beckett, por la forma como se alistaban para estos juegos", recordó Lester. "Se preparaban para partidos de esta naturaleza como si fueran encuentros de la temporada regular. De allí aprendí yo para ejecutar bien este tipo de rutina.

"Uno consolida el sistema de trabajo, pule el repertorio que supuestamente necesita para estar listo cada día y prepara su mente para esos momentos", comentó Lester de su uno-dos-tres para encuentros de postemporada. "Ya he cumplido con esos pasos y ahora toca disfrutar al lanzar. Y uno pasa luego los siguientes cuatro días trabajando duro para llegar al próximo punto".

Los Cachorros esperan que cuando se prepare para ese siguiente juego ya estarán en una posición privilegiada gracias precisamente a esfuerzos de hombres como Lester, un titán de la postemporada listo para una nueva obra de su magia estelar en la aurora de la Serie Mundial del 2016.