Los Cerveceros de Milwaukee depositaron su confianza en el dominicano Jonathan Villar para ocupar la posición de campocorto regular para esta temporada y éste hasta el momento no los ha defraudado.

Villar, quien se había desempeñado principalmente como utility con los Astros de Houston, fue enviado a los Cerveceros al final de la pasada temporada, en cambio por el lanzador de ligas menores Cy Sneed.

Ante el reto de estar a diario en juego, Villar ha respondido a las expectativas, convirtiéndose en el motor de arranque en la ofensiva de los Cerveceros. El quisqueyano cuenta con una línea ofensiva de .286 en promedio de bateo con un jonrón y 13 remolcadas, viendo acción en 42 de los 44 partidos que hasta este martes había disputado su equipo.

Villar lidera la Liga Nacional en bases robadas con 14  y está empatado en el décimo lugar en dobles con 13, en ambos renglones es líder del conjunto, además de ser el jugador que más turnos ha agotado con 154.

El nativo de La Vega se ha desempeñado principalmente en el primer puesto en la alineación de Milwaukee, brindándole al dirigente Craig Counsell la consistencia que busca en esta posición dentro de su ofensiva.

Como primer bate, Villar cuenta con promedio de bateo de .308, producto de 20 hits en 65 oportunidades con el madero, con seis dobles, nueve anotadas y tres empujadas, a esta producción se suma un porcentaje de embasarse de .392 y un slugging de 400. Ser el primero en ver al lanzador parece ser la situación ideal para el bateador de ambas manos, ya que abriendo episodio batea para .354 y su slugging es de .521, por lo que evidentemente se embasa con gran frecuencia abriendo entradas, algo que le da mayor probabilidad al equipo de producir carreras.

Las 23 bases por bolas que ha tomado esta temporada son la máxima cantidad dentro del equipo, otros puntos donde se ha destacado en la plantilla de los Cerveceros, es en hits, donde ocupa la segunda posición con 44 y es tercero en WAR o victorias sobre el nivel reemplazo con 1.0.

Para un jugador aprovechar una oportunidad es básico para lograr triunfar y Villar ha tomado su oportunidad y no piensa dejarla escapar.