Estamos casi a finales de agosto, lo cual significa que ya se pueden sacar conclusiones sobre los jugadores basadas en su desempeño, ¿no?

En otras palabras, ¿habrá llegado el momento de afirmar que Jonathan Villar va rumbo al estrellato?

Villar, quien pasó a los Cerveceros en un canje con los Astros en noviembre del 2015, comenzó la campaña como un jugador interesante y relativamente joven, ya que tiene 25 años de edad. El infielder dominicano debutó con Houston a sus 22 años y aunque había demostrado buena velocidad, no parecía tener gran proclividad para embasarse. Debido a eso, antes de esta temporada, Villar jamás había sumado más de 263 turnos al bate en una campaña como ligamayorista. Pero todo eso ha cambiado este año.

Villar se adueñó del campo corto (y luego la tercera base) y del puesto de primer bate en Milwaukee y llegó a la acción del martes con promedio de .299, 10 jonrones, 29 dobles, 43 remolcadas y 68 carreras anotadas. El oriundo de La Vega también se encuentra en el segundo lugar en la Liga Nacional con 50 bases robadas.

El manager de los Cerveceros, Craig Counsell, dijo que era imposible pronosticar lo mucho que se destacaría Villar esta temporada, pero también considera que el quisqueyano puede dar más, especialmente en términos de poder con el madero.

"Obviamente, [está mejorando] rápido", dijo Counsell acerca de Villar. "Llegó a las Mayores a temprana edad, algo que creo que siempre es relevador. Y la verdad es que es un jugador con muchas habilidades. De hecho, creo que el haber fracasado en Grandes Ligas lo ayudó. Tuvo que aprender de ello y hacer los ajustes. Es un jugador que está evolucionando mucho con cada día que juega.

"Nadie tiene una bola de cristal cuando se trata de este tipo de cosas. Cuando [el gerente general] David [Stearns] lo adquirió, consideraba que se trataba de un jugador que, de tener otra oportunidad, aportaría más y acertó".