Cuando el jardinero dominicano José Bautista entró a la caja de bateo en el noveno inning del Juego 5 de la Serie de Campeonato de la Liga Americana en el Rogers Centre el miércoles, el público, como de costumbre, comenzó a cantar, "José, José, José". Varios minutos después de eso, con Bautista en la segunda base, los fans acataron otra tradición al recibir al inicialista quisqueyano Edwin Encarnación con un coro de "Eddie, Eddie".

¿Habrá sido la última vez que se escuchan dichos cantos en Toronto?

Luego de caer ante los Indios de Cleveland en la SCLA, los Azulejos enfrentan un futuro incierto. De los varios jugadores del club que serán agentes libres a partir de este invierno, los nombres más sonoros son los de Bautista y Encarnación, dos veteranos que han sido pilares del ataque ofensivo de Toronto en los últimos años.

Al preguntársele el miércoles acerca de la posibilidad de que haya disputado su último partido como integrante de los Azulejos, Bautista dijo lo siguiente: "No creo que éste sea el momento indicado para hablar de ese tema. Acabamos de dar la batalla en una serie difícil".

Los Piratas enviaron a Bautista a los Azulejos en agosto del 2008, mientras que Encarnación pasó de los Rojos a Toronto en el 2009 y renovó con el club como agente libre en el 2010. Ambos dejaron huella en su tiempo con el equipo canadiense.

Bautista y Encarnación se encuentran en el segundo y tercer lugar en la historia de la franquicia de los Azulejos con 265 y 239 jonrones, respectivamente. Bautista también ocupa el quinto puesto en los anales del club con 701 carreras impulsadas. En dicha lista lo sigue Encarnación, con 679 remolcadas como integrante de la novena de Toronto.

Bautista, de 36 años de edad, fue convocado al Juego de Estrellas seis veces como integrante de los Azulejos, mientras que Encarnación, de 33 años, fue seleccionado para el Clásico de Media Temporada en tres ocasiones.

"Ellos ayudaron a devolver a este equipo a la relevancia con lo que han logrado", dijo el manager de los Azulejos, John Gibbons, acerca de Bautista y Encarnación. "Ambos se hicieron un nombre aquí en Toronto. Pero el béisbol sigue siendo un negocio. Es un juego, pero a la vez es un negocio y los muchachos se ganan el derecho de probar suerte en la agencia libre".

El presidente y máximo ejecutivo de los Azulejos, Mark Shapiro, dice que es demasiado pronto para determinar si el club va a hacer un intento por retener a uno o ambos cañoneros.  

"Tenemos trabajo que hacer más allá de eso, en cuanto a fijar una nómina y trazar un plan para el invierno se refiere", dijo el ejecutivo. "No creo que sea posible ponernos a pensar en jugadores específicos hasta que eso se haga".

A Shapiro se le preguntó si es posible que los Azulejos vuelvan a firmar tanto a Bautista como a Encarnación para el 2017 y en adelante.
"Hasta que tengamos una nómina fija, no puedo dar una respuesta. Todo es posible. Hay que preguntar, ¿a costa de qué?"

El jardinero Michael Saunders y los lanzadores Brett Cecil y R.A. Dickey también podrán probar el mercado de agentes libres este invierno.

De su parte, Gibbons dice que ha valorado su tiempo con Encarnación y a Bautista, pase lo que pase.

"Si no vuelvo a estar con ellos [en un equipo de Grandes Ligas], me llevo muy bonitos recuerdos, aparte de lo que hayan hecho en el terreno", dijo el manager. "Son dos muchachos buenos. Compartimos mucho [con ellos], yo y los coaches y los demás.

"Estoy orgulloso de esos muchachos y uno espera que regresen".