No hubo mucho misterio en el debut del cubano José Fernández en la Liga de la Toronja el lunes. El as de los Marlins trabaja para mejorar el comando de su recta y ajustar su enfoque para retar a los bateadores, sin tratar necesariamente de dominarlos con rectas a gran velocidad.

Todo le salió de acuerdo con el plan a Fernández, tras el diestro lanzar dos entradas en blanco en la victoria de los Peces por 7-4 sobre los Nacionales en el Space Coast Stadium.

"Me sentí muy bien. Creo que ejecutamos el plan de juego", declaró Fernández. "Me sentí muy bien sobre la loma. Mi corazón estaba acelerado. Siempre es algo grande".

Fernández no le estaba diciendo exactamente a los Nacionales: "Vean la bola, ahora traten de darle". Pero el derecho claramente se está ajustando a pitchar con su recta como su arma principal. En total, el lanzallamas de 23 años de edad hizo 34 pitcheos, 20 de los cuales para strike. Según sus cálculos, lanzó una curva y unos siete cambios de velocidad. El resto fueron rectas, las cuales repartió hacia ambos lados del plato a diferentes velocidades.

Sin esforzarse mucho, su recta osciló entre las 94 y 99 millas por hora.

"Tenemos muchos planes", reveló Fernández, "muchas cosas para ayudar al equipo. El principal objetivo aquí es subir al montículo cada cinco días y darle al equipo la oportunidad de ganar".

Fernández no cedió imparable alguno, otorgó una base por bolas y ponchó a uno ante una alineación de los Nacionales repleta de sus jugadores titulares.

Un aspecto que el piloto Don Mattingly y el coach de pitcheo puertorriqueño Juan Nieves le están inculcando a Fernández es que mejore su enfoque en la loma. En lugar de inclinarse hacia atrás y tratar de lanzar a 100 millas por hora, debe moderar su ritmo. Cambiar la velocidad de sus lanzamientos y ubicar su recta son dos cosas que los Marlins están tratando de infundir en Fernández.

"Es divertido verlo lanzar", destacó Mattingly. "Hemos estado trabajando con él para tratar de que se mantenga bajo control. El muchacho no tiene por qué lanzar a 100 millas por hora y tirar cada pitcheo lo más duro posible".

Mattingly está tratando de infundir longevidad en Fernández y en todos sus jugadores. Se puede comenzar por jugar bajo control y no tratar de hacer más de la cuenta.

"Tienes que mantenerte dentro de tu mecánica de lanzar", manifestó Fernández. "Trabajar en la ubicación de la recta y tratar de obtener un contacto tempranero".

Fernández, quien en mayo cumplirá dos años desde que se sometió a una cirugía Tommy John, estará trabajando con un límite aproximado de 180 entradas esta temporada.

Obligar a los bateadores a hacer contacto temprano en la cuenta y sacar outs rápidos son maneras de prolongar su temporada y su carrera.

En su debut esta primavera, Fernández sacó dos outs mediante roletazos; uno de ellos fue por un rodado flojo a la intermedia que le quebró el bate a Bryce Harper. El único bateador que se le embasó fue Anthony Rendón, vía una transferencia en el primer inning. En la segunda entrada, el diestro abanicó a Danny Espinosa con un cambio de velocidad.

"Queremos seguir viéndolo lanzar y queremos que siga desarrollando sus armas hasta el punto de que no necesite adoptar la mentalidad de, 'Tengo que ponchar a todo mundo'", concluyó Mattingly.