El coach de los Cardenales, el puertorriqueño José Oquendo, sabe que durante los próximos meses estará en la Florida rehabilitándose la rodilla derecha que ha sido operada dos veces desde el final de la temporada pasada. También disfrutará del tiempo con su familia y visitará a los jugadores de Ligas Menores.

Sin embargo, no ha determinado cuáles serán sus planes después de eso.

Un día después de que el equipo de San Luis anunció que Oquendo se ausentará por motivos de salud, el coach de 52 años de edad no estaba listo para afirmar que regresará al club en algún momento. Anteriormente ha dicho que le gustaría pasar a un rol en el que pueda trabajar con las sucursales de liga menor cerca de su hogar en la Florida.

"Es posible que esto sea el comienzo", indicó Oquendo. "Todavía no lo sé. No te puedo decir lo que pienso hacer dentro de dos, tres meses".

Si Oquendo no está listo para un cambio de rol, todo luce indicar que el piloto de los Cardenales, Mike Matheny, lo recibiría en su grupo de coaches con los brazos abiertos. Matheny trató de convencerlo de permanecer con el club al ofrecerle un puesto en el que pudiera ayudar desde la banca. Oquendo rechazó la propuesta, porque pensaba que debía dejar el equipo si no podía cumplir con todas sus responsabilidades.

"Me duele no poder batear durante las prácticas de fildeo o ayudar de otras maneras", dijo Oquendo. "Estas últimas semanas han sido difíciles para mí; he estado cojeando cuando salgo a hablarles a los muchachos. En vez de tenerme haciendo todo a medias, creo que es mejor para todos tener a otra persona".

Oquendo, un miembro de la nómina de coaches de los Cardenales desde 1999, ha sido visto por muchos como uno de los mejores instructores de los infielders en el béisbol. Ha ayudado a varios jugadores durante cambios de posiciones-- incluyendo recientemente a Matt Holliday--y ha guiado al club durante su mayor implementación de la estrategia de recargar el cuadro hacia un lado u otro. Oquendo tiene una excelente comunicación con los jugadores latinos.

El boricua tiene previsto mantenerse en contacto con varios de ellos durante la campaña y posiblemente visite a los Cardenales cuando el equipo viaje a Miami en julio. Pero gran parte de su enfoque será en sí mismo.

"Me han operado dos veces en un año y si no estoy completamente recuperado, necesitaré de un reemplazo de la rodilla", señaló Oquendo. "Quiero evitar eso. No es justo para mí salir a ser coach de la tercera base cojeando y no poder quitarme del camino. Se me pondrá peor si sigo en el terreno.

"Nunca es fácil", agregó. "Simplemente debes seguir adelante"