El expresidente de la FIFA Joseph Blatter aseguró este jueves que tiene "la conciencia limpia" y que no ha "cometido ningún delito", durante la presentación en Zúrich de su biografía titulada "Sepp Blatter. Misión y pasión por el fútbol".

"No he cometido ningún delito. Puedo vivir con todo esto porque tengo la conciencia limpia", señaló el suizo que dirigió la FIFA desde 1998 hasta el pasado octubre, cuando fue suspendido por la propia FIFA por incumplir su Código Ético, en mitad del escándalo de corrupción que ha rodeado a la organización desde junio de 2015.

Blatter está a la espera de que el Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS) resuelva la reclamación que presentó contra los seis años de sanción que le impuso la FIFA -inicialmente fueron ocho pero el Comité de Apelación los redujo a seis-, por un pago de dos millones de francos suizos (1,8 millones?) que la FIFA hizo al entonces presidente de la UEFA, Michel Platini, en febrero de 2011.

La FIFA entendió que el acuerdo firmado por ambos dirigentes el 25 de agosto de 1999 para la realización de ese pago "no tiene base legal" y sancionó a los dos de igual manera. El TAS estudiará el próximo día 29 el recurso de Platini, a quien la sanción impidió presentarse a las elecciones a la presidencia de FIFA el pasado 26 de febrero.

"He sufrido, pero ya no sufro más", comentó Blatter durante el acto de presentación de su biografía, en el que llegó a decir que "la pasión de Cristo también era sufrimiento" cuando se refirió a los casos de corrupción dentro de la FIFA que investiga el FBI y las detenciones de algunos directivos, que forzaron que dejara el cargo el pasado junio solo días después de haber sido reelegido para un quinto mandato.

Durante la presentación del libro, Blatter desveló que el Ministerio de Exteriores Suizo le pidió hace un año que oficiara de diplomático, a petición de Estados Unidos, con el presidente de Burundi, Pierre Nkurunziza, "gran aficionado al fútbol", para que éste no se presentara a la reelección por la situación de crisis en el país, petición que éste rechazó. EFE