Miguel Borja ha centrado los reflectores sobre él, debido a su incontenible olfato goleador durante el año.