Existen derrotas que calan más que otras, especialmente si las sufriste en una Serie Mundial. Y es que no habrá un desfile de celebración para los Mets, al menos no este año.

Con Matt Harvey, Jacob deGrom, Noah Syndergaard y Steven Matz proyectados para liderar la rotación de abridores, los Mets deberían ser considerados como favoritos para regresar a la postemporada una vez que arranquen los entrenamientos primaverales en febrero, y esas son palabras mayores después de registrar seis temporadas perdedoras consecutivas en Queens.

Muchos quedaron boquiabiertos cuando el gerente general Sandy Alderson insinuó que los Mets podrían ganar 90 juegos esta campaña, pero es exactamente eso lo que hicieron, pasándole por encima a los Nacionales para llevarse el banderín del Este de la Liga Nacional antes de eliminar a los Dodgers y Cachorros en camino a la Serie Mundial.

"Definitivamente es algo bueno", declaró Curtis Granderson. "Ver en dónde nos encontramos, tomando en cuenta lo que los demás estaban diciendo de nosotros y la forma en que siempre creímos en nosotros, las adquisiciones que hicimos, los jóvenes que ascendieron y demostraron que pueden tener éxito a este nivel, definitivamente es algo muy bueno para nosotros".

Y es que se espera un receso de temporada bien interesante para los Mets, sobre todo uno no tan estresante. El equipo de Queens espera que ocho de sus jugadores se declaren agentes libres este invierno, pero solamente el intermedista Daniel Murphy y el cubano Yoenis Céspedes califican como decisiones importantes.

Sin embargo, es muy probable que ambos peloteros ya no regresen.

Además de los cuatro abridores que vieron acción en la Serie Mundial, los Mets cuentan con el derecho de 25 años de edad Zack Wheeler, quien realizó 32 aperturas en 2014, en su regreso de una operación Tommy John, y el zurdo Jon Niese, quien tiene contrato hasta el 2016 y cuenta con opciones del club para el 2017 y 2018.

Es muy probable que los Mets reciban ofertas a cambio de sus talentosos brazos, y podrían animarse a realizar una maniobra para adquirir a un bate de categoría que acompañe a Granderson, David Wright, Lucas Duda y Michael Conforto, quien al parecer llegó para quedarse tras su debut con los Mets en julio.

Los prospectos Matt Reynolds, Brandon Nimmo y Gavin Cecchini podrían surgir como potenciales adiciones en Port St. Lucie, Florida, en los próximos entrenamientos primaverales.

Salvo algunas lesiones, la rotación que registró un promedio de efectividad de 3.20 en la postemporada debería darle a los Mets bastantes posibilidades de jugar en octubre en temporadas consecutivas, algo que la franquicia ha logrado sólo una vez anteriormente (1999-2000).

Collins planea observar bien de cerca a estos lanzadores la próxima primavera dada la extenuante carga de trabajo que tuvieron en 2015.

"Va a ser un receso de temporada bien corto para muchos de ellos", destacó Collins. "Lanzaron más entradas de las que jamás hayan lanzado. Por lo tanto mi preocupación es, ¿en qué condición estarán sus brazos cuando se presenten a los entrenamientos primaverales?

Pero eso no lo sabremos hasta el próximo año. Lo que sí les puedo decir ahora mismo es que todos ellos aprendieron una cosa: Aprendieron cómo lidiar con todo esto. Aprendieron cómo lidiar con una temporada completa. Se dieron cuenta por sí mismos lo que es jugar en octubre, y esa experiencia los hará mejores jugadores".