El argentino Juan Mónaco, que clasificó para la segunda ronda de Roland Garros, aseguró que se siente recuperado de los problemas físicos que le obligaron a retirarse de Roma y que tiene fuerzas para vencer a su siguiente rival, el español David Ferrer.

"Va a ser un partido duro, son batallas, tenemos tiros similares, él ha tenido mejor carrera que yo. Pero me motivan estos duelos, me gustan, a partir de este momento estoy pensando ya en recuperar, va a haber puntos muy largos, el que esté más acertado en los momentos más acertados del partido ganará el partido", destacó.

Mónaco señaló que le costó mucho retirarse de los cuartos de final de Roma, pero que lo hizo pensando que de esa forma podría jugar Roland Garros.

Mónaco se clasificó hoy tras imponerse al uzbeco Denis Istomin por 3-6, 6-4, 6-3 y 7-5 en 2 horas y 40 minutos.

"Este tipo de jugadores son peligrosos porque no juegan como un jugador de polvo de ladrillo, se hace raro, no les gusta correr ni sufrir, por eso son peligrosos", analizó.