Leyendas del béisbol en Cuba como Omar Linares, Pedro Luis Lazo y Víctor Mesa, y figuras en activo, entre ellas el receptor habanero Frank Camilo Morejón, se mostraron entusiasmados ante la posibilidad de que los peloteros cubanos residentes en la isla jueguen en EE.UU. de manera legal.

Para estas estrellas del que se considera el “deporte nacional” en Cuba es “muy importante” la apertura a una probable contratación de atletas cubanos por las Grandes Ligas norteamericanas, favorecida ahora por las nuevas medidas de relajamiento al embargo aplicadas desde ayer por Estados Unidos.

Reunidos en un entrenamiento de la selección nacional que jugará un amistoso con los Rays de Tampa Bay (Florida) el próximo 22 en el emblemático Estadio Latinoamericano de La Habana, algunas de estas figuras, ya exjugadores, advirtieron que la isla tiene mucho que ofrecer a la liga estadounidense.

“Esta apertura es lo que estábamos esperando, así los atletas no tendrán que desertar ni renunciar a su nacionalidad”, dijo a la prensa Omar Linares, considerado uno de los peloteros cubanos más grandes de todos los tiempos y uno de los integrantes de la nómina isleña que en 1999 jugó con los Orioles de Baltimore.

Para Linares el tope con el Tampa Bay –el primero desde la reanudación de los vínculos bilaterales en julio pasado– “beneficia mucho” a Cuba, “sobre todo a los peloteros” porque a “medida que se vaya jugando más, se irá sintiendo más confianza y más deseo de algún día llegar a ese nivel”.
efe