Durante la campaña de 2015 de las Grandes Ligas, el relevista criollo José Rafael Díaz, de los Rojos de Cincinnati, tuvo sus altas y bajas

Comenzó el año en las Ligas Mayores, fue bajado a triple A cuando su rendimiento mermó y debió emplearse a fondo para regresar al equipo grande.

Eso produjo una excesiva carga de trabajo en su brazo, de ahí que su actuación en el invierno con los Toros del Este estuviera limitada a apenas 10 apariciones en la serie regular y a dos en el Todos contra Todos.

Con la llegada de los entrenamientos primaverales y una temporada más de experiencia, Díaz confía en que las cosas esta vez serán diferentes.

“Espero estar saludable y mantenerme todo el años en las Grandes Ligas. Para eso estoy trabajando muy duro en la pretemporada”, destacó.

Expuso que “la meta es tener una buena campaña con los Rojos, descansar y luego lanzar con los Toros hasta donde llegue el equipo”.

“Quiero dar una corona a mi gente de La Romana, de ahí que me trazado ese plan de trabajo para 2016”, señaló.

Díaz ofreció las declaraciones durante la visita que una comitiva del conjunto romanense giró a sus jugadores de los Rojos de Cincinnati, en el complejo que esta organización opera en esta  ciudad del estado de Arizona, durante los entrenamientos primaverales de las Ligas Mayores.

La delegación de los Toros que visitó a los peloteros de los Rojos, como parte de su periplo por los campos de entrenamientos primaverales, haciendo contacto con los jugadores del conjunto, estuvo encabezada por el presidente del equipo, Luis Emilio Rodríguez Amiama e integrada por Pablo Peguero, gerente general; Félix Peguero, coordinador de la Oficina de Operaciones de Béisbol de los Toros; Jesús Mejía y Frank Gonzalvo, asistentes del gerente general; Mario Emilio Guerrero, director de Comunicaciones y Ernesto Krankwinkel, gerente de Comercialización.