No perder en la quinta fecha de la Champions League le bastaba a Real Madrid para clasificar a los octavos de final. La consigna no parecía mal si el partido era una visita al estadio José Alvalade para jugar ante Sporting de Lisboa a quienes vencieron 2-1.

Pese a tener varias ocasiones para marcar, el gol de Real Madrid recién cayó en la media hora de juego.

Cristiano Ronaldo conectó trabado un centro desde el córner, pero Raphael Varane tomó el balón suelto y definió en el área chica para abrir el marcador y asegurar aún más la clasificación a octavos de final. 

Cuando el reloj marcaba 80, Fabio Coentrao, que entró por Marcelo, cometió una mano en el área grande y el árbitro William Collum no dudó en cobrar penal. Adrien Silva no falló y decretó la igualdad en el José Alvalade.

La igualdad le servía a Real Madrid para avanzar a octavos de final y el resultado parecía conformarlos.
Sin embargo, Karim Benzema aún tenía algo que decir y cuando se jugaba el minuto 87 anotó el 2 a 1 definitivo ante Sporting de Lisboa.