Ser un líder es una tarea que conlleva tomar la responsabilidad por un grupo. En el caso de un deporte en conjunto como el baloncesto es dar la cara en los momentos difíciles.

Esto es lo que ha intentado hacer el dominicano Karl-Anthony Towns por su equipo los Timberwolves de Minnesota en esta temporada en la NBA.

Los Timberwolves han sido uno de los equipos más decepcionantes en lo que va de campaña, registrando marca de 5-13 en 18 partidos, ocupando el penúltimo lugar en la Conferencia Oeste de la liga. Ante tal situación, el pasado 30 de noviembre, en una conferencia de prensa, Towns asumió toda la responsabilidad por este mediocre resultado.

“Todas esas derrotas caen sobre mis hombros. Ninguno de los entrenadores. Ninguno de mis compañeros. Esta es mi culpa. Yo no creo que sea de nadie más que de mí mismo. Es algo que tengo que arreglar. Tengo que cambiar para mejor para nosotros” dijo Towns.

Un día después, Towns salió a la cancha ante los Knicks de New York, decidido a demostrar que su intención de cambiar el rumbo de su equipo no se limitan a las palabras, sino a los hechos. El dominicano tuvo el mejor partido de su joven carrera en la NBA, al anotar 47, lanzando de 22-15 en tiros de campo y de 20-17 en tiros libres con 18 rebotes, con tres tapones, dos asistencias y un robo en 42 minutos de juego.

Towns, quien disputaba su partido número 100, tuvo una noche histórica, al convertirse en el tercer jugador más joven en la historia de la NBA que logra al menos 45 puntos y 15 rebotes en un partido, junto a Shaquille O’Neal y Anthony Davis, y de paso anotó el tercer mayor total de puntos en un partido en la temporada, detrás de los 51 de Russell Westbrook y 50 de Davis.

Karl, el séptimo jugador en la historia en promediar 22 o más puntos y diez o más rebotes con menos de 22 años, tuvo un primer cuarto de 22 puntos en su gran noche, tirando perfecto en lances de campo al encestar los ocho intentos que realizó al canasto y se fue de 8-6 en lances libres, con siete rebotes, finalizando la primera mitad con 26 unidades, producto de un solo fallo en 11 oportunidades y nueve rebotes.

En la segunda parte del juego su intensidad en cancha continúo, con un ataque arrollador, mediante el cual anotó 21 unidades y tomó nueve rebotes, para completar su faena de 47 puntos, máximo total en su carrera y del conjunto esta temporada.

A pesar del trabajo realizado por el dominicano en el tabloncillo, su equipo terminó perdiendo el encuentro 106-104 ante los Knicks, gracias a un disparó en los últimos segundos de Carmelo Anthony, algo que muchos considerarían como un toque de suerte para los ganadores. Pero la realidad es que Towns hizo hasta lo imposible por ganar y se dio de frente con la realidad, de que el baloncesto no es un juego de un solo hombre, sino un deporte de conjunto, en el cual se necesita del respaldo de sus compañeros para no ser un “hombre solo en chancha”.

Datos históricos en actuación de Towns

•    Encestó el mayor total en puntos con 47 y 18 rebotes en su carrera en la NBA.

•    Se convirtió en el tercer jugador más joven en encestar 45 o más puntos y tomar 15 o más rebotes en un partido, detrás de Shaquille O’Neal y Anthony Davis.

•    Sus 47 unidades lo colocan en el tercer lugar entre los que han anotado más puntos en un partido en esta temporada, solo superado por los 51 de Russell Westbrook y los 50 de Anthony Davis.

•    Encestó 22 puntos en el primer cuarto del partido, lanzando perfecto de campo en ocho intentos, falló solo dos tiros de los ocho que hizo de tiros libres y aceptó siete rebotes.