El verano más importante de la carrera profesional de Kevin Durant tendrá parada en Brasil. En la presentación de sus nuevas zapatillas (KD9), el alero respondió a varias preguntas sobre su futuro inmediato. Y si bien su próximo destino como agente libre sigue estando en el aire, Durant confirmó su ambición de sumar a su palmarés una segunda medalla de oro olímpica tras la conseguida en Londres 2012.

“Estoy emocionado de verdad sobre ello”, explicó Durant sobre Río 2016. “Tengo muchas ganas. Los Juegos Olímpicos fueron una experiencia que no vienen cada año, como sabemos, y donde no todos los jugadores NBA pueden competir. Y elegir a mano a los 12 mejores jugadores del mundo, en la NBA, y ponerlos en un mismo equipo es un hito por sí mismo. Así que estoy emocionado por la oportunidad, con ganas de ver quién más va a estar en el equipo”.

La próxima cita olímpica supondrá así el regreso de Kevin Durant al Team USA. El entonces flamante MVP renunció a disputar el Mundial de España en 2014 para resolver su situación contractual de patrocinio deportivo que se culminaría con una multimillonaria renovación con Nike. De vuelta al equipo nacional, Durant era un favorito indiscutible a estar en la lista definitiva de 12 jugadores que USA Basketball espera anunciar a lo largo de la semana.

“Una decisión sobre baloncesto”

Su próxima salida al mercado a partir del 1 de julio como agente libre no será pues impedimento para estar en Río 2016. Pero, pese a confirmar su presencia olímpica, Durant fue bastante críptico al ser preguntado por la importante decisión que tendrá que tomar el próximo mes. “Sé lo importante que son estos días”, admitió Durant. “Como he dicho durante toda la temporada, tengo gente en la que confío. Tengo toda la confianza del mundo en ellos. Nos sentaremos y decidiremos qué será lo mejor para mi. Es todavía un poco complicado ahora, porque está aún a unas semanas. Estoy preocupado por el baloncesto. Eso es lo que es para mi. Una decisión sobre baloncesto”.

Para Durant, lo importante es “con quién voy a jugar y la gente con la que voy a estar cada día, eso es lo que me importa”, una idea en la que ya profundizó en la entrevista de final de temporada tras su eliminación en las Finales del Oeste. Pese al amor que sigue profesando por Oklahoma City, Kevin Durant está haciendo un especial énfasis en tener un equipo alrededor suyo con el que esté a gusto y con el que aspire a ganar un anillo de campeón que sigue escapándose. Eso sí, su próximo reto confirmado será en Río de Janeiro con la selección estadounidense. Todo un lujo para la competición de baloncesto.