Finalmente, Draymond Green gozará de la venia de la NBA para disputar el Game 4 de la final del Oeste, esta noche. Su involuntario o no toque de atención a la futura prole de Steven Adams no ha acarreado partidos de suspensión. Y eso, claro, no iba a tener una buena aceptación en la parte implicada, Oklahoma City Thunder.

Kevin Durant no tuvo reparos en expresar exactamente lo que pensaba del incidente re-arbitrado en los despachos por la NBA.

“No iban a suspender a Green (con partido de sanción). Es uno de los jugadores de primer nivel de la liga en, sin lugar a dudas, uno de los mejores equipos de la historia; no iban a sancionarlo”, dijo Durant tras el entrenamiento de los Thunder de este martes, y recogió el periodista Royce Young, de ESPN.

La acción de Green es considerada por algunos núcleos como un claro acto de favoritismo hacia los Warriors. Por otros, el lance está adecuadamente juzgado debido a que la intencionalidad manifiesta es algo no demostrable. Solo la cabeza de Green conoce los objetivos que valoraban sus ideas.

“No pienso en ello. Sabía que la liga iba a dejarlo jugar o con una multa (económica) o elevando la flagrante a tipo dos, todos sabíamos que iba a suceder. La liga es un negocio. Lo entiendo. No hay rencor por ello”, añadió Durant sobre la acción y pudo recoger Sports Illustrated.

Desde luego, sinceridad del baluarte de Oklahoma y, también, descontento con la liga. Ese sentimiento de injusticia bien podría alimentar las ganas de victoria que los Thunder presenten esta noche ante su público (a las 03:00 hora española, cinco horas menos en Argentina).

Sanción a Jones

Por una acción que puede ser comparable a la de Green, la NBA derribó la puerta del oficio sancionando a Dahntay Jones, jugador de los Cavs, con un partido sin jugar. El pecado del ala-pívot de Cleveland fue un golpe en la ingle a Bismack Biyombo.

Muchas de las voces críticas con la “escasa” sanción a Green se escudan en tal detalle. Sin embargo, existen razones para creer en la ausencia de intencionalidad en la acción del jugador de los Warriors.

Green fue castigado por la NBA con 25.000 dólares y la catalogación de su penalización como falta flagrante de tipo 2. En caso de cometer una nueva flagrante en estos Playoffs, será sancionado con un partido fuera del parqué.