Kevin Durant, uno de los agentes libres más codiciados, encontró un nuevo hogar: Los Warriors de Golden State, donde estará con las estrellas Stephen Curry y Klay Thompson, tras firmar por dos años y US$54.3 MM.

El mismo jugador hizo el anuncio en el portal The Players Tribune, propiedad de Derek Jeter.

El mandato principal que tenía para mí tomar esta decisión era tenerlo basado en el potencial de mi crecimiento como jugador - como siempre me ha dirigido en la dirección correcta.   Pero también estoy en un punto en mi vida donde es de igual importancia para encontrar una oportunidad que alienta mi evolución como un hombre: salir de mi zona de confort a una nueva ciudad y la comunidad que ofrece el mayor potencial de mi contribución y personales crecimiento.   Con esto en mente, he decidido que voy a unirse a los Golden State Warriors.

Previamente, Durant, sostuvo que se encotraba e unas semanas difíciles en su vida profeional.

"Esto ha sido, con mucho, los más desafiantes en unas semanas en mi vida profesional. Entendí cognitivamente que estaba frente a una encrucijada en mi evolución como jugador y como hombre, y que llegó con opciones excepcionalmente difíciles. Lo que no entiendo de verdad, sin embargo, fue la gama de emociones que se sentiría durante este proceso", indicó en la entrada del post.

MEJOR OFERTA

Al parecer, los Warriors les hicieron la mejor oferta, debido a que durante el fin de semana había sostenido reuniones  con los Spurs de San Antonio, los Ángeles Clippers,  Boston Celtics, el Heat y los propios Thunder.  

"VOY A EXTRAÑAR A OKLAHOMA"

Durant, de 27 años, y quien debutó en la temporada 2007-08 con el Thunder, ganando el Novato del Año, no dudó en reconocer que va a decepcionar a muchas personas en la ciudad de Oklahoma , pero indicó que "los recuerdos y las amistades son algo que van mucho más allá del juego".

Con Golden State,  equipo con el que Durant y el Thunder perdieron la semifinal pasada, tras estar arriba en la serie con un 3-1 a su favor,  podría lograr su primera corona. En 2012, fracasó ante LeBron James y el Heat de Miami.

La pasada temporada,  Durant promedió 28,2 puntos, 8,2 rebotes y 5 asistencias por noche en 72 partidos.