Kobe Bryant tomó la mejor decisión para su merecido descanso mental.

Interrogado sobre cómo está viviendo estas primeras semanas de una NBA en la que ya no está él, el ex de los Lakers confesó “sentirse cómodo” sin pisar una cancha.

“Cuando me lesioné el tendón de Aquiles, comencé a sentir que el final de mi carrera podría estar cerca”, dijo Bryant en The Ringer. “Desde los 21 años siempre he tenido el pensamiento de qué vendría después [de retirarme]. Tienes diferentes ideas, lo imaginas, pero nunca acabas de ejecutar ninguna de esas ideas. Y cuando vino la lesión me dije, ‘necesito empezar a construir [algo distinto] ahora’. Fue un punto de inflexión para mí”.