Kobe Bryant, el cuál se ha desmediatizado de forma vertiginosa tras su jubilación del parqué y un año completo copando portadas, no está ocioso. A lo largo de su carrera, sólo en contratos y obviando sus ingresos publicitarios —astronómicos—, suma la cantidad de 680 millones de dólares. Y en lugar disfrutar el resto de su vida de un prolongado banquete de placeres, su espíritu inconformista también hace aparición en la parcela de económica.

Kobe irrumpe de lleno en el mundo de los negocios, y junto al inversor Jeff Stibel —con quien ya ha realizado inversiones similares desde 2013— pondrá en marcha un fondo de capital riesgo dotado con 100 millones de dólares (85 millones de euros) con el objetivo de invertir en empresas tecnológicas, medios y datos, según ha informado The Wall Street Journal.

”No queremos dedicarnos a invertir en compañías para que alguien pueda utilizar a Kobe como respaldo. Eso no nos interesa”, ha señalado Stibel, quien ha subrayado que su verdadero objetivo es “añadir un verdadero valor”.

Kobe confía en su capacidad para identificar emprendedores con una gran ética de trabajo y ayudarles a tener éxito. ”Con lo que más disfruto ahora es ayudando a otros a ser exitosos. Disfruto eso mucho más, es algo que perdura para siempre, y espero hacer eso para la próxima generación”,

No es un campo virgen. Otras conocidas figuras de la NBA, como Shaquille O’Neal o Carmelo Anthony, han invertido en los últimos años en empresas de nuevas tecnologías, y Bryant, asegura, espera poder colaborar en el futuro con ellos.