Sin Kyrie Irving, los Cavaliers están liderando la Conferencia Este (10-3) y les da para el segundo mejor récord de la NBA, igualados con los Spurs. Incalculables serán, pues, sus prestaciones cuando el base vuelva a estar hábil para jugar.

Y eso podría ocurrir en unas pocas semanas. Concretamente, Irving podría volver a vestir el traje de las noches oficiales NBA antes de que llegue el mes de enero, lo que significa un mes aproximadamente, informó Adam Zagoria, periodista del portal SNY.tv.

Irving sufrió una lesión en la rótula izquierda durante el primer encuentro de las pasadas Finales de la NBA, y desde entonces –operación mediante– no ha vuelto a entrar en escena oficial para los Cleveland Cavaliers.

En su ausencia, y al contrario que el año pasado, los Cavs dominan ya la competición. La incógnita en este punto es hasta dónde podrán llegar con la aportación de Irving, que el año pasado promedió 21,7 puntos y 5,2 asistencias en liga regular, y 19,0 tantos y 3,8 pases de canasta su primera incursión en unos Playoffs.