El final de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro el pasado domingo dejó una buena impresión a los que participaron en los 17 días de competición. El éxito puede ayudar a evitar el fracaso en la venta de entradas de los Juegos Paralímpicos, que comienzan el 7 de septiembre.

De acuerdo con el comité organizador de 2016, hasta el martes se vendieron casi 500,000 de las 2,5 millones de entradas disponibles. Para tener una idea de la influencia de los Juegos Olímpicos, alrededor de 150 mil entradas fueron vendidas entre el domingo y el lunes.

Todavía hay entradas para todas las 300 sesiones en los 11 días de competición, con la participación de 176 países en 23 deportes.

Los precios oscilan entre 10 y R$130 (reales) para los eventos deportivos y R$100 y R$1000 para las ceremonias de apertura y cierre.

De acuerdo con el director de entradas del comité organizador, Donovan Ferreti, el procedimiento de compra es el mismo que el de los Juegos Olímpicos, incluyendo la posibilidad de revenderlos en el sitio web www.rio2016.com/ingressos.

Quien hizo una compra para los Juegos Olímpicos no es necesario que se registre de nuevo, ya que el sistema es el mismo que los Paralímpicos.

“La demanda se ha reavivado en los últimos días. Vamos a tener la misma experiencia en el Parque Olímpico y con más posibilidades a escuchar el himno nacional”, dijo Donovan, señalando que Brasil tiene el objetivo de estar entre los cinco primeros en número de medallas.

Para cerrar la cuenta

El objetivo de la comisión es llegar a R$80 millones en la taquilla Paralímpica. Hasta esta semana, había sólo US$20 millones en la cuenta de Río 2016. De acuerdo con el alcalde Eduardo Paes, la venta baja para las competiciones paralímpicas es una de las causas del déficit de la comisión.

Para cerrar las cuentas, el municipio decidió transferir R$150 millones y el gobierno federal debe liberar los restantes R$100 millones. “Contamos con el impacto en las redes sociales para aumentar las ventas”, dijo Donovan.