Cristiano Ronaldo seguramente no quería perderse la semifinal de ida de la Champions League ante Manchester City, pero no pudo recuperarse de una sobrecarga muscular y no pudo estar ni en la banca.

El luso fue diagnosticado de sus problemas musculares la semana pasada y no pudo estar en el duelo de Real Madrid ante Rayo Vallecano, por la fecha 35 de la Liga de España.

Por eso, se esperaba que el descanso le viniera bien y se recuperara para poder estar ante el equipo de Pellegrini. Pese a que viajó a Inglaterra, el luso no superó las pruebas médicas previo al compromiso y no estuvo ni la banca. 

La frustración de Cristiano Ronaldo era evidente y quedó claro con el rostro que tenía en la previa del partido, mientras sus compañeros realizaban el trabajo precompetitivo para enfrentar a Manchester City en la semifinal de ida de la Champions League. 

"Está sensible todavía (dolor musucular). Voy a esperar al próximo partido y si fuese una final la jugaba", señaló el portugués tras perderse el partido ante los Citizens en el Etihad Stadium.