He aquí, llegó la hora de la eternal rivalidad entre Puerto Rico y República Dominicana. Cada vez que estos dos países se enfrentan en cualquier competencia, las fanaticadas se animan y el apoyo por su equipo aumenta.

En el béisbol es cuando más marcado es. El año pasado, Puerto Rico se eliminó en la ronda inicial de la Serie del Caribe, pero los fanáticos boricuas salieron contentos porque le ganaron a los dominicanos. Así de intensa es la rivalidad.

 Ahora, al partido. Los Cangrejeros de Santurce, Puerto Rico, vienen con un béisbol rápido, que confía en hacer rallies de varios imparables, mover corredores y robar bases.

Ese es el estilo que el dirigente y expelotero de Grandes Ligas Ramón Vázquez ha establecido, desde que tomó las riendas del equipo en medio de la temporada de la Liga de Béisbol Profesional Roberto Clemente (LBPRC).

Claro es, fueron reforzados con poder gracias a la presencia del jugador más valioso de la liga y prospecto de los Mellizos de Minnesota, Kennys Vargas. También cuentan con Neftalí Soto, quien es uno de los bates grandes del equipo y con Rubén Sosa, la chispa como primer bate.

Todo esto dicho, la gran fortaleza de la novena puertorriqueña está en los relevistas. Desde los últimos juegos de la serie final de la LBPRC, los relevistas han dominado. Simplemente, no permiten carreras. Irónicamente, fue un dominicano, Ricardo Gómez, quien sirvió como el cerrador para ellos en la novena entrada.

También cuentan con amplio talento local como José de la Torre, Fernando Cruz, Fernando Cabrera y otros.

En este partido particular, los Leones del Escogido vienen del descanso y en busca de su primera victoria en la serie. Puerto Rico intenta mantenerse en la carrera para pasar a la semifinal y nada haría a muchos fanáticos más alegres que también pongan en jaque a los anfitriones.

Los lanzadores de Puerto Rico han establecido el ritm o para el equipo. Lo que les resta es ejecutar bateos con corredores en posición de anotar, algo que muchas veces les falló durante la temporada invernal. Como es lo usual, se espera que sea un gran partido entre naciones hermanas apasionadas por el béisbol.