Los astros de la millonaria liga de básquetbol de Estados Unidos, la NBA, que disputarán los Juegos, no se hospedarán en la Villa Olímpica, como todos los competidores, sino en un lujoso transatlántico que ancló el domingo en el puerto de Río de Janeiro.

El navío estadounidense Silver Cloud (Nube de Plata), con capacidad para hospedar a 400 personas en sus 196 camarotes, ya está a disposición de los jugadores de las selecciones masculina y femenina de baloncesto de Estados Unidos.

La delegación norteamericana reservó con exclusividad todas las cabinas del transatlántico durante los Juegos, por lo que el navío, con la totalidad de sus atracciones, será prácticamente una embajada flotante de Estados Unidos frente a Río.

El revitalizado puerto de Río es considerado como uno de los principales legados olímpicos y atraerá a miles de turistas, debido a que albergará pantallas gigantes para que los espectadores puedan ver las competiciones, además de escenarios para presentaciones artísticas y el pebetero de los Juegos.

Sin embargo, difícilmente las personas que visitarán el muelle podrán acercarse al navío que alojará a los jugadores de la NBA, por el estricto dispositivo de seguridad que fue montado a su alrededor.

Una valla construida con un material antibalas distanciará al público de los basquetbolistas estadounidenses, quienes serán vigilados por cerca de 250 agentes de la Policía Federal.

“La Policía Federal también contará con dos lanchas en el mar, que usará para alejar la navegación cerca de la embarcación”, explicó el gerente de operaciones del muelle, Alexandre Gomes.

El navío estadounidense, además, fue anclado en un lugar alejado del destinado a los numerosos cruceros que visitarán Río durante los Juegos.