La NBA ha decidido arrebatar a la ciudad de Charlotte la organización del All-Star 2017, ha podido informar Adrian Wojnarowski para The Vertical.

La NBA llevaba avisando a la capital de North Carolina varios meses. Ya en la rueda de prensa previa a las pasadas Finales, Adam Silver previno que la liga estaba estudiando un cambio de sede para la congregación de las estrellas 2017 si no se producían cambios en la legislación del mencionado estado.

El germen del desencuentro es la ley que aprobó el estado de Carolina del Norte y que entró en vigor en todas sus ciudades, que supone una discriminación a la comunidad LGBT (lesbianas, gays, bisexuales y transexuales). Dicha legislación, entre otros pliegos, impide a cualquier localidad del estado aprobar leyes que protejan a la citada comunidad LGBT.

La ley, aduce la NBA, supone una falta grave y un muy flaco favor a la libertad de orientación sexual, y al no haberse producido una marcha atrás en los últimos meses, Charlotte se quedará oficialmente sin All-Star 2017 dentro de muy poco.

La liga, en voz de Adam Silver, siempre ha condenado la citada ley que aprobó el estado de North Carolina.

New Orleans

Como alternativa a Charlotte, apunta Wojnarowski, la ciudad que más opciones tiene de albergar el All-Star es New Orleans.