El brasileño se ataba los cordones apoyado de un balón y el charrúa le pateó la pelota, lo que le hizo perder el equilibrio.