Los Lakers tenían pensado ir detrás de los servicios del agente libre más codiciado de la NBA, Kevin Durant. Pero fue mucho antes de finalizar la pasada temporada. Aunque nada más pensaban el, sino que también de Russell Westbrook

Resulta que Jim Buss, vicepresidente de operaciones de la franquicia, co-propietario y heredero legítimo por línea sanguínea en las oficinas, transmitió a final de curso que sería factible contratar a las dos estrellas de los OKC Thunder, tal como se hizo eco el diario Bleacher Report. Este verano uno y otro el que viene. Y más que factible, Buss fue hasta comunicando que los Lakers efectuarían ambos movimientos.

El directivo consideró que los la entidad angelina podría ofrecer lo suficiente para que el agente libre mejor considerado del presente mercado se mudase a la ciudad de las estrellas. Durant de un plumazo. Y con él, caería el siguiente, Westbrook. Dos bombazos catatónicos de llegar a producirse, pero poco factibles en la vida real.

Russell Westrbook pasará por la agencia libre en 2017, por lo que dentro de un año protagonizará uno de los mercados más salvajes de la historia, quizá más que el que empieza el próximo 1 de julio.

Sentarse con KD

La situación hoy por hoy, la real, dice que los Lakers siguen peleando en el barro para que Durant se siente a escucharles. Inicialmente, KD habría dejado a la entidad angelina fuera de los interlocutores con los que se sentará a negociar en los primeros días de mercado.

Mucho tendrían que alinearse los astros, y las cuentas corrientes, para que Durant y Westbrook acabasen en el Staples. Sin embargo, los Lakers sí intuyen un salto de calidad este verano.

De momento, intentarán ‘pescar’ una estrella de todas las que salen al mercado. Al Horford y Hassan Whiteside son nombres que suenan bien en Los Angeles.