Lance Thomas ha recaído de sus problemas de rodilla izquierda y causará baja indefinida, informa el NY Post. El alero de los Knicks no pudo disputar el partido de la pasada noche ante los Nuggets tras lesionarse durante el calentamiento.

Pese a que los servicios médicos se temían una posible rotura del ligamento cruzado anterior, la resonancia magnética ha desvelado que no sufre ningún daño estructural. Por el momento el jugador no tiene posible fecha de regreso.

Thomas, al igual que los Knicks, ha ido cuesta abajo desde diciembre. El jugador ha arrastrado problemas físicos (rodilla y conmoción cerebral) que le han impedido rendir al cien por cien.

Sus promedios en lo que va de temporada son de 8,2 puntos y 2,2 rebotes en 22,3 minutos de juego. Thomas está en último año de contrato y se espera que Phil Jackson le ofrezca la renovación.