En la despedida de Kobe Bryant no podía faltar el último adiós de Pau Gasol. Las emotivas palabras del mejor jugador español de la historia sobre uno de los mejores jugadores de baloncesto de la historia.

Bryant será recordado por muchas cosas en la NBA, pero nunca lo será como un gran compañero… A no ser que le preguntemos a Gasol, que le considera mucho más que eso. Corría el 1 de febrero de 2008, y el ala-pívot español era traspasado a los míticos Lakers. Su historia con los angelinos es de sobra conocida: tres finales consecutivas, dos títulos… y una amistad de las que duran toda la vida. El ‘cisne blanco’ ―se refería al español de esa manera porque siempre le pedía que fuese un cisne negro― cree que ni aunque lo intentara podría llegar a conseguir otra relación como la que logró con Bryant.

El jugador recuerda el inicio de su andadura con los de púrpura y oro con una emotiva anécdota. “Era mi primer día en el equipo, y estábamos en el Ritz de Washington. Era la 1:30 de la madrugada, y alguien llamó a mi puerta ―pronto descubrí que él (Bryant) no duerme mucho―. Entró en la habitación y se sentó en la mesa del televisor. Me dio la bienvenida al equipo y me dijo que era el momento de hacerlo. El momento de ganar. Él pensaba que conmigo podríamos devolver al equipo a la cima, y quería estar seguro de que yo pensaba como él. ‘Es nuestra oportunidad’, me dijo. Fue muy significativo y emocionante para mí. Desde ese momento encajamos a la perfección”, relata Gasol.

Acerca del sistema de juego, el español dijo que “una parte muy importante del triángulo ofensivo pasa por leer el juego, trabajar juntos y conocer los movimientos de los compañeros. Yo lo entendí muy bien. Fui muy meticuloso al respecto, y creo que Bryant apreciaba mucho eso, me veía como algo novedoso y refrescante. Nuestra relación hizo clic desde el principio. Comprendimos muy rápido que nos necesitábamos el uno al otro para tener éxito”, sentenció el ala-pívot.

El carácter ganador de Kobe

Sobre el criticado carácter de la Mamba, Gasol defendió a su excompañero. “Desafiaba a la gente en los entrenamientos, los picaba, eso no todo el mundo lo aguantaba. Algunos jugadores no soportaban la presión, pero yo no tuve problemas. Era su manera de motivarte y espolearte para que dieses lo mejor de ti. Se aseguraba de que nadie se acomodase”.

Además, destacó que “si juegas con él, te das cuenta a diario de por qué los más grandes llegan a serlo. No es una casualidad. Era una obsesión para él mejorar constantemente su nivel y mantenerlo arriba. Su dedicación, su compromiso, son únicos. No encontrarás nada igual. Él me hizo ser mejor, me hizo variar mi perspectiva del baloncesto”. En esa misma linea, el jugador español relató otra anécdota. “Cuando vencimos a los Magic en la final de 2009, todo el mundo estaba exultante, pero era diferente en su caso. Para él, tenía un significado especial. El baloncesto es su vida y la victoria es una necesidad para él. Con esto no hago de menos a lo que siente por su familia, que es lo más importante en su vida, pero el deporte lo lleva arraigado en lo más profundo de su ser”.

Su adiós a los Lakers

Sobre su despedida de Los Angeles, Gasol también tiene su propia historia con Bryant. “Cuando en el verano de 2014 estaba meditando mi decisión de dejar los Lakers, él se presentó en mi casa de Redondo Beach. Me pidió que me quedase en el equipo, que luchase a su lado y que terminásemos juntos nuestras carreras. Esas fueron sus palabras. Yo no tuve más remedio que decirle que me encontraba en un momento en el que mi corazón me pedía un cambio. Fue una de las cosas más duras que he tenido que hacer, mirarle a los ojos y decirle: ‘estoy decidido a no volver a jugar contigo'”, relató. “Firmé con los Bulls para lograr ganar otro campeonato. No lo he conseguido. Lo echo mucho de menos. Echo de menos su presencia, su actitud, no muchos jugadores la tienen”, añadió.

Sobre su futuro

Acerca de lo que le espera a él, Gasol explica que “me encanta ganar, cambia incluso mi estado de ánimo. Creo que las ganas de vencer alargaran mi carrera y me motivan a hacer más cada día. Eso es lo que me aportó tener a Kobe a mi lado. Voy a ser agente libre este verano y quiero aprovechar al máximo los años que me quedan. Quiero volver a ser parte de algo especial” sentenció el ala-pívot.