Los fanáticos del Legia Varsovia causaron estragos en su visita a Madrid y demostraron que son de los más peligrosos del Viejo Continente.