El técnico portugués y el francés son declarados enemigos y se lo han hecho saber en más de una oportunidad.