Las estrellas de la NBA, desde el nacimiento de la liga, no han tenido problemas para dar su opinión sobre la situación política y social de Estados Unidos. Desde la a veces tensa integración de jugadores afroamericanos en la liga y la lucha por los derechos civiles de leyendas como Bill Russell y Kareem Abdul-Jabbar, hasta el apoyo actual de varios jugadores al movimiento “Black Lives Matter”. Eso sí, el paso que LeBron James ha dado este domingo es especial, tanto por la falta de precedentes como por la importancia que puede tener en la carrera electoral por la presidencia estadounidense.

“La elección está clara”

El jugador de los Cavaliers escribió un artículo para Business Insider en el que anunciaba su voto para la demócrata Hillary Clinton como presidente de los Estados Unidos. James justificó su decisión por considerar que Clinton es “la única candidata que entiende los apuros de un niño de Akron (ciudad natal de James) nacido en la pobreza. Cuando pienso en el tipo de políticas e ideas que los niños en mi fundación necesitan de nuestro gobierno, la elección está clara. Esa candidata es Hillary Clinton”.

Este inequívoco apoyo, nada habitual en una gran estrella NBA de tal magnitud durante unas elecciones presidenciales, puede tener un impacto importante en la carrera electorial. El estado de LeBron James y sus Cavaliers, Ohio, es uno de los considerados clave en el sistema electoral estadounidense. Los 18 votos electorales (de 538 totales) que da al ganador no parecen relevantes a primera vista, pero a la vez es uno de los estados más grandes sin un favorito claro en la carrera presidencial. El candidato repúblicano, Donald Trump (en ningún momento mencionado por LeBron James en su artículo), domina ligeramente en las encuestas, pero el apoyo a su rival de la que quizás sea la persona más popular en Ohio puede desequilibrar la balanza a favor de Clinton.
Curry también apoya a Clinton

De forma más casual, otra estrella como Stephen Curry también mostró su preferencia por Hillary Clinton en una conferencia celebrada el 13 de septiembre, aunque su relevancia en California es menor. El estado con más habitantes y votos electorales (55) del país está virtualmente asegurado para la candiadata demócrata, por lo que el apoyo informal de Curry no supondrá un gran cambio. Si bien en otras elecciones los jugadores raramente han tomado partido de forma tan clara en la carrera por la presidencia, el precedente de Stephen Curry y, especialmente, LeBron James puede servir de ejemplo para futuras declaraciones.

Curiosamente, esta cierta timidez política en los vestuarios no se ha visto en otros estamentos de la liga. El comisionado Adam Silver y su predecesor David Stern son reconocidos simpatizantes y donantes a la causa demócrata. Además, el propietario de los Mavericks, Mark Cuban, ha sido uno de los principales apoyos de Clinton (y azote de Trump) durante la campaña electoral, mientras que su homólogo en los Cavaliers (equipo de LeBron James) Dan Gilbert organizó recientemente en Detroit un evento para recaudar fondos en beneficio del candidato republicano.

Las elecciones a la presidencia de Estados Unidos se celebrarán el 8 de noviembre.